El diagnóstico del cáncer infantil, conlleva a una serie de complicaciones económicas que las familias deben afrontar. La necesidad de atender a su hijo, ya sea en el hospital o en el propio domicilio, obliga a acogerse a una baja o excedencia laboral que ocasiona un descenso de los ingresos familiares, y a ello hay que sumarle los gastos extraordinarios derivados de la propia enfermedad. 

Los continuos ingresos hospitalarios suponen para las familias gastos en concepto de dietas y transportes. ASPANOGI, desde sus inicios, facilita vales de comida para el acompañante del menor enfermo. Tenemos conocimiento, de que los padres deben estar en todo momento cuidando de sus hijos y éste apenas les deja salir de la habitación. Por ello, con el objetivo de cuidar al cuidador, consideramos de gran importancia el seguir facilitando vales de comida al acompañante. 

La ayuda alimentaria se extiende a las familias cuyo hijo esta siendo tratado en el Hospital Donostia y así mismo a las familias que deban desplazarse a otro centro hospitalario dentro de la C.A.V y fuera de la misma. 

A las familias que se desplacen a otro centro hospitalario fuera de su lugar de origen para tratamiento o transplante de médula, se les proporcionará ayuda económica en función de la valoración socio- económica de la unidad familiar. Así mismo se extenderá a las familias cuyo hijo esta siendo tratado dentro de la provincia siempre y cuando se valore su necesidad y situación socio- económica.